Explosión Mortal Daña Iglesia Histórica/Oficinas de la Convención Bautista en Cuba Occidental

El evangelio sigue siendo proclamado

0 638

LA HABANA– La cúpula del siglo diecinueve de la iglesia ha sido rasgada hacia el cielo. Las ventanas están destrozadas; los pisos se han derrumbado. Los bancos, que han albergado a generaciones de familias Cristianas devotas en el Occidente de Cuba, ahora se reducen a astillas en una pila de escombros posteriores a la explosión.

Una aparente explosión de gas el 6 de mayo que devastó el histórico Hotel Saratoga en La Habana Vieja, Cuba, matando al menos a 46 personas e hiriendo a más de 90, también causó destrucción en la cercana Iglesia Bautista El Calvario, que está “en el corazón del trabajo de los Bautistas de Cuba Occidental”.

Desde que fue comprado en 1889 por la entonces Junta de Misiones Domesticas de la Convención Bautista del Sur, el edificio de la iglesia, ubicado a una cuadra del edificio del capitolio de Cuba en la Habana Vieja, ha sido la “piedra angular” de la Convención Bautista de Cuba Occidental, dijo Kurt Urbanek, líder de estrategia para Cuba con la Junta de Misiones Internacionales. La Convención Bautista de Cuba Occidental está compuesta por 565 iglesias, 570 misiones y 1,907 iglesias en casas.

“Cuando tu piedra angular se mueve, eso te mueve a ti. Nuestros hermanos y hermanas en Cuba Occidental han sido sacudidos hasta la médula”.

Las oficinas de la Convención Bautista de Cuba Occidental, organizada en 1905, estaban ubicadas en el edificio de la Iglesia Bautista El Calvario. En el edificio se fundó el seminario Bautista de Cuba Occidental. Los departamentos de impresión y medios de comunicación de la convención estaban alojados allí. Las reuniones anuales de la Convención se llevaron a cabo en la espaciosa iglesia histórica, con una membresía de alrededor de 1,200.

Annie Armstrong, misionera y homónima de los Bautistas del Sur para su ofrenda anual de misiones en América del Norte, fue la principal recaudadora de fondos para la compra del edificio.

Sigue siendo incierto si el edificio puede salvarse, aunque los Bautistas Occidentales de Cuba tienen esperanza.

“Tenemos esperanza con respecto al edificio. Estamos seguros que el edificio será restaurado a su condición original o mejor”, dijo David González, vicepresidente de la Convención Bautista de Cuba Occidental.

Aún así, los líderes están lidiando con “cómo organizar nuestras operaciones diarias en la Convención, que dependía mucho del edificio”, él dijo. Aunque González tiene la capacidad tecnológica para trabajar desde su casa, muchos Bautistas de Cuba Occidental no cuentan con esos recursos.

“Tenemos que hacer los ajustes adecuados a nuestra capacidad funcional para que… todavía podamos seguir haciendo lo que debemos hacer” al compartir el evangelio y cuidar a las personas, él dijo.

“Oremos por sabiduría y discernimiento espiritual ante la situación que estamos enfrentando”, él dijo. “Tenemos muchas preguntas pero pocas respuestas.”

“Oren para que permanezcamos enfocados en alcanzar con el evangelio”.

‘Historias de provisión de Dios’

Sin embargo, más allá de la devastación del edificio, ninguno de los 15 adultos y tres niños que se encontraban en la iglesia histórica en ese momento resultó herido o muerto.

“Hubieron historias increíbles de la provisión de Dios” con respecto a aquellos que estaban en el edificio de la iglesia cuando la explosión atravesó las paredes y sacudió los cimientos del trabajo de los Bautistas de Cuba Occidental, dijo Myles Dowdy, líder catalizador de misiones y ministerios de los Bautistas de Florida.

Un hombre dejó a tres niños en la cocina de la iglesia mientras hacía un mandado rápido en el edificio.

La explosión luego rugió a través de las rutinas tranquilas y cotidianas del momento. Corriendo de regreso en medio de la caída de escombros y humo, el hombre vio a una mujer arrodillada sobre los niños con los brazos extendidos, protegiéndolos de cualquier daño.

Más tarde, en las calles llenas de escombros y cuerpos después de la explosión, vio a una mujer, la que pensó que había sacrificado su propia seguridad por la de los niños. Con una sensación de paz en medio del caos, se acercó a ella para ofrecerle su gratitud, solo para descubrir que ella no había estado cerca de la explosión.

Ahora está seguro que un ángel de Dios protegió a los niños, dijo Dowdy.

En un edificio al otro lado del hotel, 27 familias han sido desplazadas. En la iglesia misma, se perdieron dos casas pastorales. Uno era el hogar de Dariel Llanes Quintana, recientemente llamado como pastor de la Iglesia Bautista El Calvario. La otra era la casa del pastor que se desempeña como administrador de la iglesia. La explosión devastó no solo la iglesia donde sirven estas familias, sino también sus hogares.

El celo evangelístico continúa

Desde que el avivamiento Cristiano comenzó a cubrir la nación isleña en 1990, los Bautistas de Cuba Occidental han sido celosos en compartir el evangelio.

“El avivamiento todavía continúa hoy”, dijo Urbanek, y señaló que la Convención Bautista de Cuba Occidental reportó 31,865 profesiones de fe en 2021.

Aunque la explosión ha hecho que los Bautistas de Cuba Occidental estén “realmente tristes”, dijo Urbanek, “no afectará su pasión o celo” por promover el evangelio.

José Betancourt, quien dirige los esfuerzos de evangelización de la Convención Bautista de Cuba Occidental, así como de la Iglesia Bautista El Calvario, estaba en su oficina en la iglesia cuando la explosión desató su furia mortal.

Después que él y los demás en la iglesia se dirigieron a un lugar seguro, Betancourt y otro pastor se unieron a los funcionarios locales para recuperar los cuerpos de los muertos y ayudar a los heridos por la explosión. Los dos pastores sacaron siete cuerpos de las ruinas y ayudaron a muchos heridos.

Aunque entristecido y traumatizado, Betancourt es implacable en su compromiso con el evangelio. Solo unos días después, él y un equipo de la Iglesia Bautista El Calvario y otra iglesia local caminaban por las calles de La Habana Vieja, compartiendo el evangelio con cualquiera que quisiera escuchar.

“Cincuenta personas fueron traídas a la fe”, dijo Urbanek.

González agregó: “Estamos explorando nuevas formas de alcanzar y tocar la vida de las personas en maneras más amplias de lo que hemos hecho anteriormente”.

Él dijo que la explosión ha brindado oportunidades para que los Bautistas de Cuba Occidental ministren a sus vecinos que fueron afectados por la explosión. En los últimos días, los creyentes están ministrando a los necesitados, ofreciendo comida, agua, artículos para el hogar, ropa y medicamentos.

Dowdy ora para que el celo continúe a medida que los Bautistas de Cuba Occidental avanzan.

“Oremos para que Dios continúe usando este evento para permitir que los miembros de El Calvario den un testimonio Cristiano a su comunidad”, él dijo.

Los Bautistas del Sur responden

A los pocos días de la explosión, Urbanek y otras seis personas de First Baptist Church en Weston estaban en Cuba para evaluar los daños y las necesidades, entregar suministros, y orar y animar a los líderes Bautistas allí.

Cada uno de los siete llevaba dos maletas, con un peso de 50 libras cada una, llenas de equipo de protección, como cascos y zapatos con punta de acero, para quienes trabajaban en la devastación de la explosión, junto con cinta adhesiva, lonas, cuerdas, herramientas y otros elementos necesarios. Cada uno también tenía un bolso de mano lleno de medicamentos y suministros médicos. Estas provisiones se agregaron a la ropa, alimentos y agua que se están recolectando en la nación isleña para ayudar a los afectados por la explosión.

Los Bautistas de Florida, que han hecho convenio con la Convención Bautista de Cuba Occidental desde 1997, continuarán en primera línea para responder a las secuelas de la explosión.

En el 2014, González describió el convenio de los Bautistas de Florida con Cuba Occidental como “la relación más seria e importante que tiene nuestra Convención con entidades extranjeras”.

En los próximos días, ese convenio será más vital que nunca cuando los Bautistas de Cuba Occidental comiencen la ardua tarea de recuperación y reconstrucción.

El gobierno Cubano, dijo González, se ha comprometido a proporcionar recursos para ayudar a recuperar y reconstruir el edificio devastado y también hizo provisiones para que la congregación celebre servicios dominicales en un estadio deportivo local, reuniendo a todos los miembros de la iglesia en un solo servicio en lugar de los dos servicios que se llevan a cabo en el edificio de la iglesia. Más allá de permitir que la iglesia celebre su servicio dominical inicial posterior a la explosión en un estadio deportivo, el gobierno también busca asegurar un espacio temporal para que la iglesia se reúna de manera continua. Está agradecido por la “sensibilidad” y la respuesta del gobierno en la difícil situación de la iglesia.

Los Bautistas de Cuba Occidental confiarán también en sus hermanos y hermanas Cristianos en Estados Unidos para que los acompañen con oración y recursos.

“Oren para que se den los recursos para mantener y reconstruir la iglesia”, dijo Dowdy.

Las necesidades inmediatas de los Bautistas de Cuba Occidental, que requerirán recursos financieros, son artículos y equipos de limpieza, alquiler de espacio para el servicio de adoración y las actividades de la iglesia, almacenamiento de artículos recuperados de las ruinas, la capacidad de asegurar y proteger el lugar dañado, el reemplazo de los suministros operativos diarios, y asegurar una empresa de ingeniería estructural, dijo Dowdy.

Aquellos que deseen ayudar a suplir las necesidades financieras de los Bautistas de Cuba Occidental pueden enviar un cheque a nombre de Florida Baptist Convention (P.O. Box 550589, Jacksonville, FL 32255) y marcado en la sección de memorandos del cheque, “Para Iglesia El Calvario”.

“Una parte de la historia de los bautistas de Cuba Occidental ha sido severamente dañada”, dijo Urbanek.

“Ahora los Bautistas de Cuba occidental pueden comenzar su historia de nuevo, construyendo sobre el legado de su pasado y avanzando hacia el futuro”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.