Un pastor hispano anima a una mayor participación en las misiones tras un viaje a España

0 236

Los bautistas del sur hispanos de Florida y Luisiana (de izquierda a derecha: Guillermo y Fanny Mangieri; Víctor y Loida Reyes) caminan por las calles de una ciudad de España. El grupo estaba en un viaje misionero en colaboración con la iglesia local de España y los misioneros de la IMB para ministrar a las etnias no alcanzadas de inmigrantes en los centros urbanos. Foto de la IMB

Cuando el pastor Víctor Reyes viajó a España como parte de un viaje misionero con la Junta de Misiones Internacionales, en septiembre de 2021, fue con el corazón abierto y las manos dispuestas. Víctor, junto con su esposa, Loida, y otros pastores con sus esposas, querían animar a sus iglesias a involucrarse en alcanzar a los no creyentes en lugares de difícil acceso.

Menos de un año después de ese viaje misionero, Víctor canalizó lo que vio y el llamado que Dios puso en su corazón, en un plan de dos partes que abarcaba los tres años siguientes.

Victor Reyes
Victor Reyes habla durante un servicio de adoración. Víctor estuvo en un viaje misionero a Barcelona, España, con un equipo de bautistas hispanos de Florida y Luisiana que colaboraron con iglesias locales y misioneros de la IMB para alcanzar a los inmigrantes de la ciudad. Foto de la IMB

Víctor nos cuenta: “Durante mi estancia en España comprobé que los misioneros de la IMB se esfuerzan por llevar el evangelio a lugares de difícil acceso”.

Víctor, quien es pastor de Iglesia Bautista Neptune en Jacksonville, viajó desde Florida para experimentar y comprender mejor cómo él y su iglesia podían ser usados para compartir el evangelio con etnias no alcanzadas. Vio que, en su mayoría, las iglesias y los misioneros en el campo suelen desconectarse. Si sólo el pastor o un miembro de la iglesia eran los únicos que se ponían en contacto, eso podría dejar fuera a otros.

Víctor, junto con otros pastores hispanos y sus esposas, se unió a los misioneros de la IMB que sirven entre los inmigrantes y los desplazados, muchos de ellos, en su mayoría, procedentes de países de origen musulmán. Querían encontrar una forma de conectar a un nivel más profundo y alcanzar juntos a las naciones.

Ahora Víctor y su esposa regresan a España, y llevan consigo a otro amigo pastor y a su esposa, con la intención de colaborar los misioneros ayudando a conectar las iglesias locales con la obra misionera realizado a través de la IMB. Colocar a los creyentes hispanos entre los no creyentes que se encuentran en el mundo es esencial para el avance del evangelio, y es una parte importante de la misión de la IMB de llevar el evangelio al mundo perdido.

Víctor explica: “Llevamos capacitaciones a las iglesias para que inicien conversaciones del evangelio y compartan su testimonio. Planeamos modelar diálogos para ellos y guiarlos a tener conversaciones en el mundo real”.

Gabriel y Camila Santiago son una pareja hispana que sirve con la IMB en España. Han entablado amistades, lo cual a menudo los conduce a oportunidades para compartir el evangelio. Víctor espera facilitar una conexión entre las iglesias locales que asisten a la capacitación y la familia Santiago.

Victor Reyes
Los bautistas del sur hispanos de Florida y Luisiana (de izquierda a derecha: Guillermo y Fanny Mangieri; Víctor y Loida Reyes) caminan por las calles de una ciudad de España. El grupo estaba en un viaje misionero en colaboración con la iglesia local de España y los misioneros de la IMB para ministrar a las etnias no alcanzadas de inmigrantes en los centros urbanos. Foto de la IMB

En 2021, Víctor conoció a un pastor brasileño llamado a dirigir una histórica iglesia compuesta principalmente por creyentes de edad avanzada durante su viaje a España. El pastor y su esposa fueron llamados a ayudar en la revitalización de la iglesia y en el ministerio de jóvenes; sus raíces latinas fueron clave en la decisión de la iglesia al llamarlos. El pastor compartió con Víctor los planes de utilizar la casa pastoral de la iglesia como vivienda para los misioneros, pero en su estado, la casa pastoral era inhabitable.

La segunda parte del compromiso de Víctor de tres años es ayudar a la iglesia a restaurar la casa pastoral.

“Queremos traer equipos que nos ayuden a restaurar la casa pastoral. Planeamos traer gente a trabajar y contar con materiales para construir”.

A medida que se acerca el viaje y se ultiman los preparativos, Víctor pide a los demás que oren, den y vayan.

“Queremos llevar ánimo a la iglesia local de España; queremos amarlos y cuidarlos. Al final, son ellos los que seguirán discipulando y cuidando a los nuevos seguidores de Cristo después de que los misioneros los alcancen”.

Algunos nombres pudieron haber sido cambiados por razones de seguridad.

Leave A Reply

Your email address will not be published.